Agustín Obando, un casereño de 17 años que hará la pretemporada con Boca Juniors

El casereño Agustín Obando será uno de los futbolistas juveniles que Guillermo Barros Schelotto promoverá durante la pretemporada de Boca Juniors que comenzará en los primeros días de enero.
Obando nació en Monte Caseros el 11 de marzo de 2000, tiene 17 años y desde los 10 que se encuentra en las divisiones inferiores del Xeneize.

Es zurdo y muy veloz, juega como extremo y puede desempeñarse por ambas bandas. Cuenta con una larga experiencia en el semillero boquense y también de la selección argentina, además ya sumó algunos partidos con la categoría Reserva de Boca Juniors.

Fuente: El Litoral

“Todo esfuerzo tiene recompensa”

La frase corresponde a Agustín Obando, el delantero de 17 años, oriundo de Monte Caseros, quien fue seleccionado entre la camada juvenil por el mellizo Guillermo Barros Schelotto para formar de la pretemporada con el plantel de Primera División. Desde 2010 está en el club “xeneize”.

El sa­cri­fi­cio mar­có la vi­da de Agus­tín Oban­do, sin du­das. El jo­ven fut­bo­lis­ta, quien se en­cuen­tra de va­ca­cio­nes en su Mon­te Ca­se­ros na­tal, fue des­de muy chi­co a vi­vir a Bue­nos Ai­res por­que lo con­vo­có Bo­ca Ju­niors. Hoy es uno de los ele­men­tos ju­ve­ni­les que eli­gió Gui­ller­mo Ba­rros Sche­lot­to pa­ra in­cor­po­rar­lo a la pre­tem­po­ra­da con el plan­tel su­pe­rior que des­de los pri­me­ros dí­as de ene­ro tra­ba­ja­rá en Los Car­da­les.

“Hi­ce una prue­ba cuan­do te­nía 9 años, lle­va­do por Jor­ge Co­ro­na -­acercó a va­rios ju­ga­do­res a clu­bes grandes-­ y que­dé de­fi­ni­ti­va­men­te en 2010”, cuen­ta el de­lan­te­ro que hoy tie­ne 17 y se en­cuen­tra an­te una gran po­si­bi­li­dad.

Un he­cho fue cla­ve pa­ra que per­du­ra­ra tan­to tiem­po en las in­fe­rio­res del “xe­nei­ze” y que la con­ten­ción de sus más ín­ti­mos. “Fui con mi fa­mi­lia des­de un pri­mer mo­men­to. Es­tu­ve con mi ma­má y mis dos her­ma­nos. Mi pa­pá que­dó acá a tra­ba­jar por­que es­ta­ba en el ejér­ci­to. Has­ta que des­pués con­si­guió tra­ba­jo allá (en Bue­nos Ai­res) y fue a vi­vir con no­so­tros”, ex­pli­ca.

Ese he­cho de te­ner que tras­la­dar­se jun­to a su fa­mi­lia a la prin­ci­pal ur­be del pa­ís, “fue di­fí­cil pe­ro uno siem­pre tie­ne que es­tar pre­pa­ra­do por­que en la vi­da na­da es fá­cil”, re­mar­có Oban­do.

Más allá que for­ma par­te de la ca­te­go­ría Sex­ta, Agus­tín fue con­vo­ca­do por el me­lli­zo Gui­ller­mo a re­a­li­zar la pre­tem­po­ra­da con la Pri­me­ra Di­vi­sión, mo­ti­vo que lo po­ne “muy con­ten­to”, ya que -­según di­jo en diá­lo­go con “El De­por­ti­vo”, de La Red-­ “u­no no es­pe­ra a tan cor­ta edad lle­gar a ese lu­gar. Pe­ro la ver­dad que con­ten­to y dis­fru­tan­do con la fa­mi­lia”. So­bre quién le co­mu­ni­có la gra­ta no­ve­dad de que iba a for­mar par­te de la pre­tem­po­ra­da, na­rró que “pri­me­ro em­pe­zó a tras­cen­der en las re­des so­cia­les y des­pués al­guien del cuer­po téc­ni­co me lo con­fir­mó”.

Al re­pa­sar lo que sig­ni­fi­có el pa­so de 2017 en su ca­rre­ra, el va­lor ca­se­re­ño ex­pre­só: “Es­te año sa­li­mos cam­pe­o­nes con la ca­te­go­ría Sex­ta. Y ter­mi­né ju­gan­do de ti­tu­lar en los úl­ti­mos par­ti­dos de Re­ser­va, así que fue muy po­si­ti­vo”.
Más ade­lan­te, el zur­do Oban­do di­jo que se de­sem­pe­ña co­mo “ex­tre­mo en un es­que­ma 4-­3-­3 y me es in­dis­tin­to ju­gar por de­re­cha o iz­quier­da”.

Su buen año lo lle­vó a ha­cer fút­bol con los pro­fe­sio­na­les. “Tu­ve al­gu­nos en­tre­na­mien­tos con la Pri­me­ra y fue cuan­do se fi­ja­ron en mí”, di­jo y en cuan­to a la “bien­ve­ni­da” que le pu­die­ron brin­dar los ju­ga­do­res más gran­des con al­gu­na pier­na fuer­te, “es cier­to -­admitió-­, pe­ro esas son co­sas del fút­bol, es nor­mal”.

En el con­tac­to con el plan­tel su­pe­rior, di­jo quién lo des­lum­bró: “Pa­ra mí (Fer­nan­do) Ga­go es un ju­ga­dor dis­tin­to, to­tal­men­te”.

No obs­tan­te, en el pues­to de él di­jo: “Me gus­ta mu­cho (Cris­tian) Pa­vón. Fue el que más ju­gó y tu­vo más bri­llo en esa po­si­ción”.

Al re­sal­tar sus ca­rac­te­rís­ti­cas, pun­tua­li­zó en la ra­pi­dez pa­ra los des­bor­des y bus­car el cen­tro.

Su año no fue ple­no por­que con Ar­gen­ti­na fue­ron mar­gi­na­dos rá­pi­do del Su­da­me­ri­ca­no Sub 17. “Que­da­mos afue­ra en pri­me­ra ron­da. La ver­dad que nos to­có un mo­men­to de la AFA no muy bue­no y lo ter­mi­na­mos pa­gan­do no­so­tros”, di­jo con la­men­to Oban­do, aun­que res­ca­tó: “Siem­pre for­mar par­te de la Se­lec­ción es una lin­da ex­pe­rien­cia y un or­gu­llo ves­tir la ca­mi­se­ta del pa­ís. Con do­lor co­mo te di­je por que­dar afue­ra pron­to pe­ro con la sa­tis­fac­ción de la ex­pe­rien­cia vi­vi­da”.

Mien­tras en Mon­te Ca­se­ros dis­fru­ta “de la fa­mi­lia, los ami­gos, mu­cha gen­te que te sa­lu­da, que te re­co­no­ce y de­sea lin­das co­sas. Gen­te bue­na, de pue­blo, tran­qui­la. Acá es un rit­mo de vi­da to­tal­men­te di­fe­ren­te al de Bue­nos Ai­res”.

En tan­to, ex­pli­có que su con­vo­ca­to­ria a la pre­tem­po­ra­da de Pri­me­ra “se vi­vió con mu­cha emo­ción, in­clu­so con lá­gri­mas. Y la ver­dad que muy con­ten­tos, por­que se hi­zo un es­fuer­zo muy gran­de. Así que dis­fru­tan­do pe­ro con tran­qui­li­dad, por­que sa­be­mos que es­to es al­go que re­cién co­mien­za. Que­da­rá mu­cho ca­mi­no por re­co­rrer si Dios quie­re”.

Pa­ra te­ner es­ta chan­ce, Oban­do di­ce que tu­vo que in­ver­tir “mu­cho tra­ba­jo, siem­pre tra­tan­do de dar lo me­jor. Ob­via­men­te que pa­ra lle­gar a Pri­me­ra na­da es fá­cil y cuan­do te to­ca lle­gar te­nés que man­te­ner el lu­gar. En­tre­nan­do y mos­tran­do com­pro­mi­so a la me­di­da que me­re­ce el club, por la im­por­tan­cia que tie­ne la ca­mi­se­ta. Así que co­mo di­je, tra­ba­jan­do y sien­do se­rio”.

“La ver­dad que me fui muy chi­co, por ahí per­dí mu­chos mo­men­tos con mis ami­gos, con mi fa­mi­lia.

Pe­ro to­do es­fuer­zo tie­ne su re­com­pen­sa, así que no me que­jo, es­toy muy con­ten­to del lu­gar don­de es­toy hoy y con lo que me to­ca vi­vir”, di­jo.

Por úl­ti­mo, Oban­do ha­bló de la sim­pa­tía que tie­ne su fa­mi­lia por el club que él re­pre­sen­ta. “Son to­dos de Bo­ca, me­nos mi abue­la por par­te de mi pa­pá que es hin­cha de Ri­ver… pe­ro ya la va­mos a ha­cer pa­sar pa­ra nues­tro la­do”, ce­rró en­tre ri­sas.

Te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *