Ajuste narco: tras el asesinato los autores quemaron un auto

El Surán hallado destruido, antes de descubrirse el crimen de un joven, era robado. Lo usaban para traficar marihuana. Hay un amigo de la víctima detenido. Buscan a otro conocido. No serían los homicidas. Los tres habían entrado al “negocio” de venta de alucinógeno.

Po­co a po­co em­pie­zan a tras­cen­der de­ta­lles en tor­no al ase­si­na­to de un jo­ven en la lo­ca­li­dad co­rren­ti­na de San Cos­me. Aho­ra, los in­ves­ti­ga­do­res po­li­cia­les es­ta­ble­cie­ron que el au­to­mó­vil cal­ci­na­do a un cos­ta­do de la Ru­ta 12, pró­xi­mo a la ca­pi­tal pro­vin­cial, fue usa­do por los pre­sun­tos cri­mi­na­les pa­ra el trá­fi­co de ma­ri­hua­na.
El Volks­wa­gen Su­rán ha­lla­do des­trui­do en el ki­ló­me­tro 1041 fi­gu­ra co­mo ro­ba­do en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Y no só­lo eso, an­tes de mo­rir Cris­tian Adrián Gon­zá­lez, de 24 años, ha­bría si­do vis­to en ese ve­hí­cu­lo, se­gún da­tos ex­tra­o­fi­cia­les.
El miér­co­les a la ma­ña­na, ra­to an­tes del ama­ne­cer, el Su­rán fue aban­do­na­do en el ac­ce­so a una es­tan­cia. Lo que­ma­ron a pro­pó­si­to con el pre­sun­to afán de bo­rrar hue­llas com­pro­me­te­do­ras.
Se su­po­ne que en ese au­to es­ca­pa­ron, en di­rec­ción a Co­rrien­tes, los ho­mi­ci­das. Lo hi­cie­ron des­de el cam­po del pa­ra­je En­se­na­da Gran­de, pró­xi­mo al ki­ló­me­tro 1070, en el cual ese día por la tar­de en­con­tra­ron muer­to a Gon­zá­lez de un gol­pe en la ca­be­za.
Dia­rio épo­ca ya ha­bía des­li­za­do la po­si­bi­li­dad de que el au­to­mó­vil que­ma­do tu­vie­ra re­la­ción con el su­pues­to “a­jus­te nar­co”. Y la ca­si con­fir­ma­ción apa­re­ció ayer cuan­do las au­to­ri­da­des es­ta­ble­cie­ron que so­bre el ve­hí­cu­lo exis­tía un vi­gen­te pe­di­do de lo­ca­li­za­ción y se­cues­tro de par­te de la Jus­ti­cia bo­na­e­ren­se.
Por el ca­so exis­te un ami­go de la víc­ti­ma de­te­ni­do. Se tra­ta de un mu­cha­cho de alias “Le­chu­ga”, quien sa­bía del “en­cuen­tro” que Gon­zá­lez de­bía man­te­ner con pre­sun­tos in­te­gran­tes de una red tra­fi­can­te de es­tu­pe­fa­cien­tes.
Su­pues­ta­men­te “Le­chu­ga”, Cris­tian y otro ami­go de am­bos, quien ayer per­ma­ne­cía pró­fu­go, in­cur­sio­na­ron no des­de ha­ce mu­cho tiem­po en el “ne­go­cio” de la ven­ta de ma­ri­hua­na que in­gre­sa­ban des­de la Re­pú­bli­ca del Pa­ra­guay.
Los co­no­ci­dos de Gon­zá­lez, en prin­ci­pio, no fi­gu­ran co­mo los pre­sun­tos res­pon­sa­bles del ase­si­na­to. Pe­ro las sos­pe­chas apun­tan a que sa­brí­an quié­nes po­drí­an ser­lo.
En cuan­to al mó­vil del cri­men, to­do apun­ta­ría a un pro­ble­ma de “tran­sac­ción co­mer­cial”. Los au­to­res se­rí­an al me­nos dos y por la ma­ne­ra en que se pro­du­jo la agre­sión se es­ti­ma que el jo­ven ul­ti­ma­do dia­lo­ga­ba con uno de ellos cuan­do el otro le pe­gó en la par­te pos­te­rior de ca­be­za (o­ca­sio­nán­do­le frac­tu­ra de crá­ne­o) con el uso de un ob­je­to con­tun­den­te.
El es­ce­na­rio del ho­mi­ci­dio fue un cam­po de pro­pie­dad pri­va­da, aje­no a los in­vo­lu­cra­dos, quie­nes sin em­bar­go lo usa­ban pa­ra es­con­der en­tre la ma­le­za los bul­tos con ma­ri­hua­na an­tes de re­a­li­zar su tras­la­do en ve­hí­cu­los a otras pro­vin­cias.
Pre­ci­sa­men­te en el es­ce­na­rio del he­cho, a unos 15 me­tros del cuer­po sin vi­da, fue­ron en­con­tra­dos tres en­vol­to­rios gran­des car­ga­dos con 109 pa­que­tes ti­po “la­dri­llos” de pi­ca­du­ra de ma­ri­hua­na.
La muer­te del jo­ven ha­bría su­ce­di­do al­re­de­dor de 12 ho­ras an­tes de las 17, ho­ra­rio en el que un gru­po de po­li­cí­as dio con el ca­dá­ver, guia­dos por el pa­dre de la víc­ti­ma, per­so­na que a su vez di­jo sa­ber de ese lu­gar cuan­do le pre­gun­tó a “Le­chu­ga” si sa­bía dón­de es­ta­ba su hi­jo, ya que no re­gre­sa­ba a su ca­sa.
Tras co­me­ter el ata­que mor­tal los pre­sun­tos nar­cos hu­ye­ron en el Su­rán y po­si­ble­men­te un se­gun­do au­to­mo­tor. Pe­ro en el ca­mi­no, a 30 ki­ló­me­tros del lu­gar del cri­men, de­ci­die­ron des­pren­der­se del ve­hí­cu­lo ro­ba­do.
La pes­qui­sa pro­si­gue con un fuer­te tra­ba­jo de la co­mi­sa­ría de San Cos­me, la Di­vi­sión Ho­mi­ci­dios de la Di­rec­ción de In­ves­ti­ga­ción Cri­mi­nal y au­to­ri­da­des de la Uni­dad Re­gio­nal Uno con asien­to en San Luis del Pal­mar, to­do ba­jo la su­per­vi­sión de la Fis­ca­lía de Ins­truc­ción 5, a car­go de Gra­cie­la Fer­nán­dez Con­tar­de.

Te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *