Por qué aún es posible que los barcos choquen

La última colisión ocurrió en la madrugada del último lunes. Un carguero que transportaba 12 mil toneladas de aceite chocó contra el casco del destructor John S McCain de la Marina de EE.UU. sobre la costa de Malasia. Dos meses antes, el destructor USS Fitzgerald fue embestido por un carguero sobre la costa de Japón. El saldo fue de 7 marinos muertos, mientras que en el incidente en Malasia aún hay 10 marinos desaparecidos.

Por qué aún es posible que los barcos choquen

El almirante Scott Swift, comandante del U.S. Pacific Fleet, habla con la prensa en Singapur mientras el destructor USS John S. McCain se ve en el fondo. / AP

 

Hallan los restos de marinos en el destructor norteamericano accidentado en Singapur

Si bien el hecho de que se hayan producido dos choques de esta envergadura en tan poco tiempo es un hecho extremadamente raro, para los expertos no deja de ser prueba de que las colisiones en alta mar siguen siendo una posibilidad latente, a pesar de los monumentales avances en tecnología, desde el rastreo por GPS hasta las comunicaciones satelitales, con los que actualmente cuenta la industria naviera.

Consultado por la BBC, el director de Estudios Militares del Royal United Services Institute (RUSI) Peter Roberts afirmó que uno de los mayores problemas suele ser el exceso de confianza en la tecnología, lo que a veces lleva a que la tripulación se desentienda de la navegación, primordialmente durante la noche. “Como el sistema está diseñado para hacer sonar una alarma cuando hay un peligro inminente, muchas veces dejan sus puestos para tratar de dormir”, explicó Roberts.

La cercanía de estos incidentes ha hecho que algunos incluso sospechen de algún tipo de sabotaje. Existe evidencia de que al menos un buque en el Mar Negro fue víctima de una posición apócrifa, debido a que alguien había hackeado sus sistemas de navegación. Si bien no hay evidencia de esto en los casos de los destructores estadounidenses, para Roberts no se debe descartar ninguna teoría.

 

La Armada de Estados Unidos suspende las operaciones en todo el mundo

Por qué aún es posible que los barcos choquen

El destructor USS Fitzgerald en el puerto de Yokosuka, al sudoeste de Tokio, luego de colisionar con un carguero filipino sobre la costa de Japón el 17 de junio pasado. / AP

Según Henrik Uth, de la firma danesa Survey Association dedicada a proveer seguros de barcos, en la mayoría de los casos, los accidentes se producen por error humano. De la misma manera, Uth asegura que le ha tocado investigar miles de casos en donde la pericia de la tripulación y del capitán evitaron tragedias.

Tampoco se puede dejar de lado el masivo incremento de tráfico marítimo que se ha producido en los últimos años. De acuerdo al gobierno británico, a fines de 2016 había 58 mil embarcacionesdedicadas al tráfico comercial por mar. Medido en peso, es el doble de que existía en 2014.

La crisis financiera de 2008 también impactó en la industria marítima afirma Uth. Es posible, según su interpretación, que haya tripulaciones menores a las necesarias debido a que muchas empresas buscan reducir costos constantemente. En un barco grande, hay que sumarle además la confluencia de marineros de diversos países, hablando diferentes lenguas, que deben aunar esfuerzos y trabajar como una fuerza conjunta.

 

Chocaron un destructor de Estados Unidos y un petrolero: hay cinco marinos heridos y 10 desaparecidos

Una posible solución al problema podría ser el establecimiento de “líneas de tráfico” en zonas de intenso movimiento, un sistema similar al que se emplea en el tránsito vehicular: mantener juntas y bajo estricto control a todas embarcaciones navegando en una misma dirección.

De todas maneras, y a pesar de las últimas colisiones importantes, Uth señala que la seguridad del tráfico marítimo a nivel mundial está en aumento, y que el número de pérdidas por hundimiento viene en franco descenso año tras año. De acuerdo a la aseguradora Allianz, hubo 85 pérdidas totales de grandes embarcaciones en 2016, 16% menos que el año anterior. Y de esos accidentes, solo uno se produjo debido a un choque.

Te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *